Remedios caseros para las várices: el ajo.
Remedios caseros para las várices: el ajo.

Si te encuentras buscando remedios caseros para las várices habrás notado la gran cantidad de artículos escritos sobre esto. Por eso, hemos reunido algunas de las mejores recomendaciones para que puedas preparar en tu propio hogar.

¿Qué son las várices?

Las venas sanas contienen unas válvulas que se abren y cierran para motivar la circulación sanguínea en dirección al corazón. Cuando estas válvulas comienzan a fallar, la sangre no fluye en la dirección adecuada, provocando hinchazón y dolor.

Esto puede ocurrir por diversos motivos. La edad, el sobrepeso, el sedentarismo o la genética son algunas de las causas más comunes entre quienes sufren de várices.

Además de los tradicionales tratamientos que recetan los médicos, puedes probar algunos remedios caseros para las várices. Aquí te compartimos algunos de ellos.

Remedios caseros para las várices: semillas de tomate

Las semillas de tomate son muy efectivas como remedios caseros para las várices. Por eso, muchas personas que tienen este problema suelen incorporar mucha cantidad de tomate en sus dietas.

Esto se debe a que contienen ácido salicílico, un elemento con las principales propiedades de la aspirina y que actúa como anticoagulante. Así, se evita la formación de coágulos en la sangre, fomentando un mejor flujo sanguíneo.

A su vez, los tomates son ricos en otro elemento conocido como licopeno, que evita el daño en las membranas celulares.

Las semillas de tomate también pueden aplicarse directo sobre la piel. Solo necesitas triturar dos en la procesadora y masajear las zonas con várices tres o cuatro veces al día con la preparación.

Te recomendamos extender este tratamiento por más de dos meses para encontrar buenos resultados. ¿Lo probarás?

Remedios caseros para las várices: semillas de tomate.
Remedios caseros para las várices: semillas de tomate.

Remedios caseros para las várices: pimienta roja

La pimienta roja también es un ingrediente natural sugerido como remedio casero para las várices.

Es utilizada hace cientos de años para tratar distintas afecciones porque aporta una gran cantidad de vitaminas C y bioflavinoides. Estos funcionan como antioxidantes que actúan para detener alergias, artritis y otras enfermedades, y estimulan la actividad fibronolítica.

Para preparar, simplemente necesitas una taza con agua hirviendo y una pequeña cucharada de pimienta roja molida. Mezcla y bebe 3 veces al día durante dos meses.

Remedios caseros para las várices: pimienta roja.
Remedios caseros para las várices: pimienta roja.

Remedios caseros para las várices: sidra de manzana, zanahorias y aloe

Esta mezcla es uno de los remedios caseros para las várices más interesante para preparar en tu hogar. Sus elementos, además de mejorar tus várices, aportan muchos ingredientes beneficiosos para tu organismo.

La zanahoria es muy rica en vitaminas A, K y B6, además de aportar potasio y azufre a tu cuerpo. Estas ayudan a regenerar y reparar las lesiones de la piel y las heridas externas.

Por su parte, el vinagre de sidra de manzana aporta proteínas y enzimas. Este puede ayudar a bajar el nivel de triglicéridos que posees en la sangre, junto con la presión arterial y el colesterol.

Por último, el aloe contiene cristales con ácido salicílico, minerales y otros componentes muy efectivos como antioxidantes que limpian y fortalecen las barreras de la piel.

Para prepararla, debes hervir una zanahoria y obtener el líquido de una taza. Para esto, puedes rallarla. Luego, agrega una cucharada de vinagre y otra del gel de aloe. Mezcla muy bien el preparado y aplica con algodón en las zonas afectadas por las várices.

Estas han sido nuestras mejores recomendaciones de remedios caseros para las várices. ¿Probarás alguna de ellas?

Remedios caseros para las várices: zanahorias, sidra de manzana y aloe vera.
Remedios caseros para las várices: zanahorias, sidra de manzana y aloe vera.

Remedios caseros para las várices: zumo de coles

Las coles, también conocidas como repollos, son otra alternativa de remedios caseros para las várices.

Son vegetales que al ras de la tierra y, por lo tanto, contienen muchos elementos que mejoran el funcionamiento de tu organismo. Entre ellos, el betacaroteno, vitaminas de distintos tipos como B1, B6, C, E y K y minerales.

Además, poseen antioxidantes muy potentes que puedes aplicar en las áreas afectadas por las várices.

Prueba licuando 5 hojas de col verde en la procesadora. Luego, con un colador extrae su zumo y aplícalo con un algodón en la zona afectada.

Remedios caseros para las várices: el col.
Remedios caseros para las várices: el col.

Remedios caseros para las várices: ungüento de ajo

El ajo es muy utilizado para curar distintas afecciones en el organismo. Esto se debe a que produce unos compuestos llamados alicina y ajoeno, que mejoran la circulación sanguínea.

Por su capacidad de prevenir la inflamación de los vasos y evitar coágulos, debes considerarlo como una opción.

Prueba calentando 3 dientes de ajo en agua hirviendo durante dos minutos. Luego retíralos y licualos. Utiliza la pasta resultante aplicándola en las zonas afectadas por las várices.

Remedios caseros para las várices: el ajo.
Remedios caseros para las várices: el ajo.

Puedes seguir leyendo más en RemediosCaseros.gratis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here