Remedios caseros para la tos: jengibre, miel y limón.
Remedios caseros para la tos: jengibre, miel y limón.

¿Tienes dolor de garganta? ¿Buscas remedios caseros para la tos? Si te encuentras enfermo y quieres algunos consejos útiles para aliviar el malestar, aquí encontrarás algunas ideas que podrían ayudar.

La tos se produce por la irritación y sequedad de la garganta. Si bien en algunos casos puede ser síntoma de enfermedades graves, en otros casos simplemente puede ser una reacción de nuestro organismo sin consecuencias.

A veces la tos pasa inadvertida y se va sin que tomemos nota de ello, pero también puede suceder que un mal diagnóstico genere malas consecuencias para tu salud. Por eso, siempre es importante que te detengas un momento para evaluar qué tipo de tos tienes.

Las principales causas de la tos son la inflamación, los estímulos ambientales, los cambios bruscos del clima y la temperatura, y el consumo de tabaco.

A veces la tos es muy molesta y te hace sentir incómodo en tu trabajo o en situaciones de escuela o universidad. Por eso, queremos compartir contigo los mejores remedios caseros para la tos.

Remedios caseros para la tos: té de pimienta negra y miel

¿Tu garganta duele y estás buscando remedios caseros para la tos húmeda? Ten en consideración que un té de pimienta negra y miel puede ayudarte a aliviar el dolor.

La pimienta es útil cuando tienes estos síntomas porque funciona como estimulante de la circulación sanguínea. Así, provoca la eliminación de las flemas que tienes en tu sistema respiratorio y facilita su expulsión.

Además, como ya lo sabes, la miel es un ingrediente natural muy saludable que ayuda a aliviar la tos.

Para preparar este té solo debes hervir agua en un cazo y agregar la pimienta molida o en granos. Espera veinte minutos y vierte el líquido en una taza con dos cucharadas de miel. Bébela lentamente para que potenciar el efecto de alivio.

Remedios caseros para la tos: pimienta negra y miel.
Remedios caseros para la tos: pimienta negra y miel.

Remedios caseros para la tos: té de tomillo

El tomillo es considerado uno de los remedios caseros para la tos más populares para quienes han cogido un resfriado.

Esta planta aromática es utilizada para condimentar alimentos y puede encontrarse en cualquier mercado de tu barrio.

Simplemente necesitas hervir sus hojas verdes y, también, puedes incorporar tu tallo marrón. Luego, filtra el té y agrega un poco de limón.

Remedios caseros para la tos: un té de tomillo.
Remedios caseros para la tos: un té de tomillo.

Un baño caliente

Un buen baño con agua caliente y mucho vapor es otro remedio casero para la tos.

Tu garganta necesita hidratarse y el vapor de agua es útil para suavizar las vías respiratorias y aflojar la congestión en la nariz. Además, promueve la expulsión de las flemas que tienes en tu organismo.

¡Y es un remedio casero del que siempre puedes abusar! Date una, dos, tres o cuantas duchas quieras al día.

Remedios caseros para la tos: un buen baño.
Un baño de vapor.

Remedios caseros para la tos: jengibre, limón y miel

El jengibre es una planta natural que tiene muchos beneficios para tu cuerpo. El ser humano lleva siglos utilizándolo para curar enfermedades. Es una raíz que puede crecer en cualquier clima y a muy bajo costo de mantenimiento del suelo.

Sus componentes antihistamínicos y descongestionantes ayudarán a aliviar esa tos que tanto detestas.

Puedes cortar un par de rebanadas de jengibre y hervirlas en un cazo con agua. Cuanto más tiempo la dejes allí, más potente será tu té.

Luego de colarlo, puedes servir el té de jengibre con una cucharada de miel y un poco de limón para darle mejor sabor y también dar provecho a las propiedades que estos dos poseen.

Remedios caseros para la tos: jengibre, miel y limón.
Remedios caseros para la tos: jengibre, miel y limón.

Remedios caseros para la tos: gárgaras de agua y sal

Este remedio casero para la tos es ideal para cuando te encuentras en el peor momento de los síntomas. Las gárgaras de agua y sal son efectivas por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

Repetir las gárgaras de 10 segundos 3 o 4 veces puede lograr que te sientas mejor al instante. Esto ocurrirá porque la sal ayuda a drenar el exceso de fluido que se encuentra pegado en algunas áreas de tu garganta.

Solo necesitas medio vaso de agua con dos pequeñas cucharadas de sal fina. ¿Qué esperas?

Remedios caseros para la tos: gárgaras de agua y sal.
Remedios caseros para la tos: gárgaras de agua y sal.

Remedios caseros para la tos: un cazo de agua sobre el radiador

Durante el invierno, solemos calefaccionar los hogares con radiadores que emiten un calor muy especial. Este seca el aire, quitando la humedad que hay en él y produciendo un efecto negativo para tu garganta.

Por eso, te recomendamos que antes de ir a dormir pongas sobre tu radiador -o cerca de este- un cazo o una taza con agua, que ayude a humedecer el ambiente.

¿Lo sabías?

Estas han sido las recomendaciones de remedios caseros para la tos de RemediosCaseros.gratis. Si quieres conocer más, ¡no dejes de navegar en nuestra web!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here